El Hospital Reina Sofía incorpora un nuevo sistema que permite realizar diagnósticos más precisos en pacientes coronarios

0
617

Más de 100 cardiólogos, técnicos y personal de Enfermería de diferentes países se han reunido en Córdoba para conocer las ventajas y funcionamiento de esta tecnología disponible en pocos hospitales de España         

El Hospital Universitario Reina Sofía cuenta con un nuevo sistema de co-registro de angiografía, iFR e IVUS, que permite que los especialistas en Cardiología puedan realizar diagnósticos más precisos en personas que sufren enfermedad coronaria. El sistema se usa en el laboratorio de Hemodinámica y, combinado con los datos obtenidos mediante otras pruebas diagnósticas, ofrece información y calcula automáticamente la ubicación de la lesión y la importancia de la misma, es decir, localiza las diferentes zonas dañadas de la arteria y la gravedad de cada lesión.

El complejo hospitalario es de los primeros centros que cuenta con esta tecnología que actualmente sólo está disponible en 10 hospitales de España. Concretamente, la Unidad de Gestión Clínica de Cardiología lo incorporó hace poco menos de un año y, desde entonces, más de 100 pacientes con enfermedad coronaria se han beneficiado de esta tecnología que permite que los especialistas puedan realizar un diagnóstico y una terapia muy precisa. Esta nueva tecnología está dirigida a pacientes con lesiones intermedias (estenosis del calibre del vaso del 40-70% del tamaño normal), que suponen un 30% de los casos de enfermedad coronaria que se abordan en el hospital.

Según indica el responsable del servicio de Cardiología del Hospital Reina Sofía, Manuel Pan, “podemos conocer el detalle y la gravedad de cada zona dañada de la arteria, es decir, si un paciente sufre enfermedad coronaria y su arteria presenta varias lesiones, gracias a la información que obtenemos del sistema podemos intervenir sólo en el punto de la arteria que requiera tratamiento intervencionista, evitando con ello un sobretratamiento del paciente”.

Igualmente, los cardiólogos pueden detectar zonas dañadas que, antes de contar con este sistema, no eran localizadas, ya que según explica Manuel Pan, “hasta ahora, la valoración de la severidad de las lesiones coronarias se realizaba mediante angiografía de contraste, una técnica que presenta limitaciones cuando hablamos de lesiones intermedias que pueden derivar en isquemia”. En este sentido, permite que muchos pacientes no tengan que someterse a la implantación de stents y que su tratamiento sea farmacológico y, al revés, ofrecer un tratamiento intervencionista a pacientes con lesiones que pueden derivar en una situación de mayor gravedad.

En términos generales, este servicio registra un gran número de ingresos al año, con una estancia media de 4,52 días y se atendieron 25.500 consultas externas. Los cardiólogos cordobeses destacan, con excelentes resultados, por la incorporación de novedosas técnicas para la resolución de patología coronaria, valvular (implantar válvulas aórticas y pulmonares sin cirugía, entre otros procedimientos) o congénita (se resuelven comunicaciones interventriculares, comunicaciones interauriculares y estrecheces en las válvulas o aorta).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.