Cristóbal Beato Pino se ha despojado de todos sus sentimientos en un emotivo pregón de Semana Santa que ha pronunciado hoy, domingo de Ramos ante los pies de “su Señor de la Humildad y Paciencia”. No en vano la disertación ha tenido continúas miradas a esta advocación.

El pregonero 2018, ha ofrecido desde el corazón sus vivencias mananteras, modificadas por la pérdida de su hermana Lola. En un primer tramo se ha centrado en el amor que siente por Puente Genil, por la Schola Cantorum “el coro de todos los coros, alma de la Cuaresma, ocho décadas de ritos y abrazos”. Y recitó una emotiva poesía al Imperio Romano “siempre llega, siempre sale”. En una segunda parte,el pregonero,  se ha detenido en las distintas advocaciones que realizan las estaciones de penitenciales durante la semana Mayor de Puente Genil, desde la Guía, pasando por las Penas, Afligidos, Calvario o Silencio. Para llegar a varios momentos estelares, tales como  el miércoles santo con el Humilde , interpretando un espectacular cántico que ha ido reproduciendo junto a la Schola. PREGON EMITIDO EN DIRECTO POR GRUPO COMUNICA (Vive la Semana Santa, sólo con COMUNICA).

También ha tenido palabras para el arcipreste de la Villa, don Juan Ropero, para José Antonio Torres (Sansón). Y en la parte final se ha detenido en la advocación de la Esperanza, en su hermandad de la que es cofrade mayor, el Cristo de la Buena Muerte y en Jesús Nazareno. En la recta final de su alocución , a hecho una directa alusión  a su hijo, Cristóbal, indicándole el camino manantero que desde la humildad y sencillez  le gustaría que emprendiera .

Beato ha terminado , con la narración más emotiva de su pregón, en la que se ha desnudado y en la que ha relatado cómo rehuyó de portar la cruz que le mandó Jesús, con el fallecimiento de su hermana,  “no quise la cruz, me costó mucho tiempo creer que esta era mi cruz”. Sin embargo, en este proceso de asimilación “descubrí que había cruces por todas partes y algunas más pesadas, todos en cierto modo llevamos alguna”.

Por lo que en un acto de humildad y entrega manifestó,  “estoy aprendiendo a caminar y pensando en tantos que llevan una cruz parecida, desde entonces lleva la mía, tan alta como puedo”. La música de fondo, la guitarra y sobre todo la presencia constante del coro han enriquecido un gran pregón de sentimientos y corazón.

Sus padres , Leli y Cristóbal, su mujer e hijo primogénito le han acompañando en altar , desde el que han recibido un largo y caluroso aplauso por parte de los  asistentes,  quienes han llenado el templo. Entre ellos,  sus hermanos del Sudario de Cristo, para los que ha tenido alusiones.

Y de forma especial a Jose Rivas, hermano fallecido de la corporación cuya túnica, junto con dos figuras, flanqueaban al pregonero. Además de los estandartes de la Humildad y del Cristo de la Buena Muerte.El pregonero ha sido presentado por Pedro Díaz, hermano de su Corporación.

El acto ha estado precedido por la entrega de las distinciones al manantero ejemplar 2018, Cristóbal Beato Cobos y al pregonero 2017, José Joaquín Borrego. Y ha contado con la presencia del presidente de la Agrupación de Cofradías, Juan Miguel Granados, el alcalde, Esteban Morales, el arcipreste de la Villa, don Juan Ropero, así como demás autoridades civiles y religiosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here