Cerca de las 15:00 de  ayer domingo saltaba la sorpresa. Juanmi Puentenueva anunciaba en la rueda de prensa posterior al último partido de liga ante el Conil que dejaba de ser el entrenador del equipo para la temporada 2019/2020 a pesar de tener contrato en vigor.

El entrenador pozoalbense dejó claro que “a pesar de la confianza de la Junta Directiva del club, hemos decidido no continuar la próxima temporada”. El motivo principal que argumentó el técnico era “el cambio de aires que necesita el equipo en el banquillo para continuar su crecimiento”. La decisión fue tomada tras la derrota por 7-1 en el la Ciudad Deportiva del Real Betis en un año que reconoció no haber sido nada fácil debido “a la profesionalidad que ha adquirido la liga con muchos equipos filiales de gran calidad” que han impedido que el equipo “estuviera más arriba como esperábamos”.

Por su parte, el presidente del club, Francisco Cabeza mostró su tristeza al conocer esta noticia ya que “era el cuerpo técnico que queríamos tener la próxima temporada”. Agradeció la honradez de Puentenueva y Serrato para tomar esta decisión y también tuvo palabras de elogio para ambos por el trabajo desarrollado durante tres temporadas y media en sus dos etapas. Asimismo, también comentó que el club ya trabaja en la búsqueda del nuevo entrenador que llegará en los próximos días.

Juanmi Puentenueva llegó en el verano del año 2015 al Salerm Puente Genil que había logrado el ascenso a Primera Andaluza con cambio de presidente inclusive. En su primer año con los pontanenses logró la quinta posición con 59 puntos, logrando de esta manera, el ascenso a la recién creada División de Honor. En la 2016/2017 y tras un año memorable, el Salerm logró retornar a categoría nacional con un segundo puesto brillante con 73 puntos y un ascenso logrado en la última jornada ante La Palma. De esta manera, Puente Genil volvía a Tercera 25 años después. A pesar de estos dos logros consecutivos, Puentenueva decidió dejar el cargo en el verano del 2017 argumentando motivos personales ante la sorpresa de todos. Llegó Juan Arsenal que se marchó a mediados de temporada tras aceptar una oferta de la Formentera en Segunda División B. Entonces, Puentenueva aceptó la llamada del club pontanés para regresar al banquillo del Polinario y acabó la temporada con 53 puntos llegando a coquetear incluso con los puestos de playoff de ascenso. Esta última temporada en un proyecto ambicioso con fichajes procedentes de otras provincias, el equipo ha acabado en la zona media de la tabla con 55 puntos, lejos de la zona alta, sobre todo por los 19 empates en 42 jornadas. Las lesiones en posiciones determinadas de larga duración y la marcha de Toni García a mediados de temporada, no han ayudado a que el equipo pudiera aspirar a cotas mayores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.