La Audiencia Provincial absuelve al presidente de la Agrupación de Cofradías acusado de un delito de lesiones

0
1391

La Audiencia Provincial de Córdoba, ha ratificado la sentencia nº 106/2018, de fecha 6 de noviembre de 2018, dictada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Puente Genil en relación a  los hechos acaecidos el 3 de mayo de 2018, en el que se produjo un incidente entre el presidente de la Agrupación de Cofradías y un directivo de la Junta de Gobierno de la Cofradía de Jesús Nazareno.

Así , Juan Miguel Granados queda libre del “delito leve de lesiones” al que se le acusaba. Y según relata el acusado “ la parte denunciante acusó, seis días después de suceder los hechos, de un delito de lesiones (“dar un puñetazo en el pómulo derecho”) mediante un escrito de denuncia. El día de la vista, cinco meses después de la denuncia se reconocen que no había lesiones y que los hechos denunciados serías constitutivos de un presunto maltrato de obra”.

Si bien “el día del juicio no se aportan pruebas suficientes para enervar mi derecho a la presunción de inocencia y que sostengan la versión de la denuncia. Como ejemplo de ello, no hay parte de lesiones, uno de los dos testigos del denunciante alega, sorprendentemente, que “no vio ninguna agresión”.

Para el responsable de la Agrupación “ la sentencia es contundente y manifiesta que mi conducta no es objeto de sanción penal alguna. El día de la vista, se puso de manifiesto que el denunciado podía haber cometido un error acudiendo a la justicia penal puesto que pretendía, presuntamente, era restablecer su honor”.

Granados considera “muy importante,y ha quedado acreditado y detallado de forma expresa en la sentencia, que ha sido mi persona la que ha intentado pedir disculpas al denunciante por activa y por pasiva desde que ocurrieron los hechos hasta el mismo día de la vista, no aceptando nunca el perdón el ofendido. Por todo lo anteriormente expuesto, considero que los hechos ocurridos el 3 de mayo fueron exagerados y utilizados para atacar mi persona, mi dignidad, y mi gestión como Presidente de la Agrupación de Cofradías”.
Mediante la denuncia de unos hechos, “sin reproche penal alguno, he sido víctima de una campaña de injurias, calumnias, y de un trato vejatorio. Una operación cuyo fin no era otro que presionar para provocar mi cese o desprestigio como Presidente de la Agrupación de Cofradías”.

Recordamos que el presidente de la Agrupación de Cofradías, Corporaciones Bíblicas y Hermandades, por estos hechos puso su cargo a disposición del Delegado de la Diócesis de Córdoba, ante la Asamblea General celebrada en la corporación del Imperio Romano.Días después el Obispado ratificó su continuidad en el cargo, como así sigue en estos momentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.