El burgalés Javier Cabanas, fue presentado en la tarde de ayer como nuevo entrenador del Ángel Ximénez de Puente Genil que ha cubierto de manera express, la repentina marcha de Barbeito que abandonó el equipo el martes rumbo a Bahrein. El técnico estuvo acompañado en la rueda de prensa por varios miembros de la junta directiva del club pontanés que quisieron mostrar su apoyo a Cabanas desde el primer momento.

El presidente, Mariano Jiménez, presentó al nuevo entrenador y tras repasar su trayectoria tanto como jugador como en los banquillos, le mostró su “plena confianza en su trabajo” y convencido de que será “un revulsivo para el equipo” que ha sufrido varios contratiempos en lo que llevamos de temporada. Asimismo, confirmó que firma “para lo que resta de temporada”, aunque Jiménez apostilló que “si las cosas van bien, en febrero o marzo nos sentaremos para tratar su renovación”.

Como no podía ser de otra manera, Javier Cabanas se mostró muy contento por el nuevo reto que se le presenta ahora. Y es que, tras siete años, regresa a los banquillos. Una espera “más larga de lo que pensé en un principio” dijo Cabanas que se mostró rotundo al afirmar que “el objetivo como el de diez equipos más, es el mantener la categoría y cuanto antes lo hagamos mejor”. El entrenador llega en una situación muy importante para el equipo que se va a jugar en apenas ocho días, seis puntos vitales ante tres rivales directos como son Guadalajara, Go Fit Santander y Ciudad Encantada de Cuenca. Cabanas fue sensato al afirmar que “en estos partidos sería un error cambiar cosas que vienen entrenando los jugadores desde agosto”. Aunque todo ha pasado muy rápido, Cabanas admitió que “he visto varios partidos del equipo esta temporada y los veo bien en el aspecto físico y en el trabajo en defensa. Quizás, donde más tengamos que mejorar es en el ataque”. En cuanto a esa filosofía de juego que quiera implantar en el equipo, ya a partir de enero, se define como “un entrenador clásico que prefiere el balonmano técnico-táctico al físico, con predominio del juego colectivo en ataque”. Por último, mandó un mensaje a la afición para que “siga apoyando al equipo y siga siendo el jugador número ocho en los partidos de casa porque me han contado que este pueblo vive este deporte de forma muy intensa”.

Antes de finalizar la rueda de prensa, el presidente Mariano Jiménez, también respondió a una última pregunta sobre la cantera, tras la marcha de Barbeito. Reconoció que ya “había comentado con Cabanas la situación y seguro que nos echará una mano con los equipos de categorías inferiores junto con los directores de cantera”.

Justo después de la presentación, a las 18:30, Cabanas dirigió su primera sesión de entrenamientos como entrenador del Ángel Ximénez. El equipo volverá a entrenar hoy en la que será la última sesión antes del viaje a Guadalajara donde mañana viernes disputará ante los alcarreños el partido correspondiente a la 13ª jornada de liga, ante el equipo dirigido por el cordobés César Montes, que con siete puntos en la tabla (uno menos que el Ángel Ximénez), marca en estos momentos la frontera de la salvación. El burgalés estará pendiente de los “tocados” Mario Porras, Nacho Moya y Kramarz, para saber si finalmente pueden viajar con el resto del equipo en un partido que se jugará a partir de las 20:30 en el Pabellón Municipal David Santamaría y que arbitrarán el castellano-leonés Martín Franco y el asturiano Fernández Fernández

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.